miércoles, 26 de junio de 2013

Cuatro sonrisas más de Montt

 
 (uoca: llama / me: me)




(plus: más / amicorum: amigosquam tu: que tú / in Facebook: en Facebook /
 habeo ego: tengo yo)



(si: si hoc: esto / certum est: es cierto / mortuus: muerto / ego: yo / sum: estoy /
uides?: ¿te das cuenta? / si Brian Weiss libros: si libros de Brian Weiss / legisses: hubieses leído /
ut: comote: te / hortatus sum: recomendé / nihil:  nadatibi: te / accidisset: hubiera sucedido )

*Nietzsche: filósofo alemán que en su libro "Así hablaba Zaratustra" escribió la famosa frase Gott ist tot: Dios ha muerto.
*Brian Weiss:   Sus controvertidos libros tratan sobre la reencarnación a través de la terapia regresiva con medios hipnóticos. Su teoría trata sobre la influencia de vidas pasadas en nuestra vida actual y de la actual en  posteriores. Según esto, se pueden tratar problemas psiquiátricos actuales, provocados por vidas anteriores.

 (dicit: dice / se: que él / esse: es / repraesentantem tuum: tu representante / in terra: en la tierra /
quis?: ¿quién? / quid?: ¿qué? / ubi?: ¿dónde?)



martes, 18 de junio de 2013

Celebrando a Euclides de Mégara



La filosofía no es una ciencia ni una ideología ni tampoco una asignatura del Bachillerato –lo que se estudia ahora en Bachillerato es, en el mejor de los casos, Historia de la Filosofía,  o Ciudadanía y Ética o algo así, pero no filosofía-, sino una pasión, un deseo,  un amor incondicional, ay e imposible, una querencia, como indica el primer miembro de la palabra griega “filo-”, por la “-sofía”, es decir, por la sabiduría. 

Y la sabiduría -¿qué es la sabiduría?- sólo puede definirse por la vía negativa: sabiduría es lo que no se sabe, lo que no se tiene. Es un anhelo que nos lleva a cuestionar y negar lo mucho, demasiado que por paradójico que parezca ya sabemos y tenemos, las ideas recibidas, la fe y las creencias inculcadas que entorpecen el razonamiento, y el descubrimiento de la verdad. 

Los filósofos son, pues, amigos de saber, pero no sabios, ni mucho menos sofisticados sofistas o licenciados y profesores de Filosofía o intelectuales que hacen del pensamiento que nos es común a todos su profesión.


Cuando el oráculo de Delfos sentenció que el hombre más sabio del mundo era Sócrates, el propio nominado fue el más sorprendido por semejante respuesta de la pitonisa de Apolo,  y se dedicó, como buen amigo que era del saber, a averiguar qué podía haber de cierto en ese sorprendente veredicto oracular. 

Fue visitando una tras otra a todas las personalidades de la Atenas de su época, que era la de Pericles,  a políticos, intelectuales, artistas, preguntándoles qué sabían. La sola pregunta resultaba impertinente porque -¿sin querer?- cuestionaba la supuesta posesión de la verdad de sus sapientísimos conciudadanos.

La figura de Sócrates resultó enseguida incómoda a los poderosos de aquel mundo, que es este mismo nuestro, todavía, que llegaron a compararlo con un tábano, o una mosca cojonera, diríamos hoy con expresión más castiza. Pues resultaba molesto que alguien pusiera en tela de juicio la realidad preguntándose una y otra vez qué son las cosas, "¿tí estin?", que decía Sócrates en griego clásico una y otra vez.

Ante la afirmación que hacen algunos adultos de que "Así es la realidad" o "Así son las cosas" o "Las cosas son como son", Sócrates se preguntaba una y otra vez:   ¿cómo son las cosas? ¿qué son las cosas? ¿qué es la belleza? ¿qué es la libertad? ¿qué es la política? ¿qué...?


Quizá lo que había querido decir el oráculo, concluyó un buen día, era que él era el hombre más sabio del mundo porque era el único consciente de su vasta ignorancia. 



Por eso se dedicó a desengañar a los que querían escucharle y conversar con él atendiéndose a razones, jóvenes mayormente de clase alta, desocupados y aún no integrados en la sociedad adulta, como el bellísimo Alcibíades, lo que le granjeó la antipatía general de los mayores y lo que acabó llevándole a la muerte, reo de pena capital  por corromper a la juventud con sus enseñanzas, aunque más propiamente habría que llamarlas “desenseñanzas” o desengaños, así como por no creer en los dioses en los que creía la ciudad y por meter otros, condenado que fue a beber la cicuta letal por el régimen democrático de Atenas, ilustre antecedente del que padecemos ahora.



El proverbio latino "philosophum non facit barba" (La barba no lo hace a uno filósofo) advierte sobre el hecho de que las apariencias engañan. Solemos decir que no hay que confundir la realidad con sus apariencias, pero de hecho, en realidad,  la realidad está constituida precisamente por sus apariencias, con las que se con-funde, y eso es lo que un filósofo debe denunciar: las mentiras de la realidad. Aunque la mayoría de los filósofos griegos, si no todos,  eran barbudos, no se puede generalizar y decir que todos los personajes que se dejen la barba sean filósofos griegos.   

No es sólo que las apariencias engañen, como dice el refrán, y es verdad, y, por lo tanto, no hay que fiarse nunca mucho de ellas, es que, además, las apariencias son la única realidad que hay. Ya se sabe que la mujer del César no sólo debía ser honesta, sino sobre todo parecerlo: de hecho era más importante guardar las apariencias que lo otro. 

Sócrates, al que suele representarse barbudo, por supuesto, -el rasurado fue cosa de los romanos-,  era frecuentado por muchos discípulos, como hemos dicho: el más famoso será Platón, fundador de la Academia, y de la filosofía académica que vino después. Uno de los menos conocidos, sin embargo, fue Euclides de Mégara, del que queremos hacer aquí mención, para celebrar su nombre, al que no hay que confundir con el matemático alejandrino que también se llamaba Euclides, mucho más conocido por la posteridad. 

Cuando se les prohibió en Atenas la entrada a los varones megarenses a propuesta de Pericles, lo que sucedió en el año 432 antes de Cristo, en que los atenienses expulsaron a los de Mégara y prohibieron el comercio entre ambas ciudades, hecho que rompió los tratados de paz vigentes y contribuyó a la guerra del Peloponeso, Euclides era capaz de hacer cualquier locura para escuchar los razonamientos de Sócrates. 

Se cuenta que al anochecer se vestía con una larga túnica de mujer y se cubría con un palio multicolor –paliaba, pues, así su condición viril y de megarense, haciendo uso de esta palabra que procede del nombre de la prenda griega de vestir por excelencia, el palio o manto de lana que se echaban sobre los hombros tanto hombres como mujeres, siendo el de ellas más vistoso y colorido-, y con la cabeza velada por un chal, iba desde su casa en Mégara hasta Atenas, para escuchar las palabras aladas y desengañadas del maestro y participar en sus conversaciones durante la noche. Y antes de que cantara el gallo, recorría el camino de vuelta a casa de una distancia de poco más de veinte millas que se dice pronto y se tarda no poco en recorrer.

 Así pintó Domenico Maroli (ca. 1612-1676) a Euclides de Mégara vistiéndose de mujer para poder ir a Atenas a oír las enseñanzas de Sócrates.


¿Qué sucede ahora? Lo primero que no hay maestros porque había uno y este régimen democrático que padecemos lo condenó a muerte, y a la filosofía la redujo, en el mejor de los casos, a ser Historia y materia objeto de estudio en eso que llaman Bachillerato, y, si nos descuidamos, ni eso siquiera ya con la futura reforma que nos amenaza. 

Lo segundo,  que si los hubiera, que no los hay, tendrían que ir ellos a buscar a sus discípulos, y esperar a que se despertaran de la borrachera, bien mediado el día, después de haber dormido todo el vino nocturno como consecuencia del botellón finisemanal. ¿Por qué beben los jóvenes? Beben para olvidar que la verdad es que no hay verdad, y que, por lo tanto, tampoco está en los posos del vino.


Si algo nos ha enseñado Sócrates es que la sabiduría es lo que no se sabe, el amor a la verdad que nos lleva a cuestionarnos lo mucho paradójicamente que creemos saber, las muchas apariencias que configuran la realidad. Ya que la verdad nos es inaccesible por los velos o mentiras con que se recubre, nuestro amor está condenado a ser un amor irrealizable e imposible, un amor platónico, nunca mejor dicho,sólo "filo-" porque nunca poseeremos el objeto hacia el que se orienta nuestro deseo, la "-sofía". Nos limitaremos siempre a ir desvelándola, para lo que tendremos que travestirnos nosotros como el buen Euclides de Mégara, y recorrer más de veinte millas al anochecer y entrar así en la ciudad prohibida poniendo en peligro la integridad de nuestra vida, que es lo que siempre está en juego. 

Pero de Euclides de Mégara ya nadie se acuerda, y de Sócrates, el Sócrates de verdad, que no escribió ni una sola palabra y no porque fuera analfabeto, que no lo era, sino todo lo contrario, del Sócrates verdadero,  no del de Platón, que ese no es más que un personaje de ficción, de ese tampoco se acuerda casi nadie ya.





domingo, 16 de junio de 2013

Con los pies





Vamos a meternos ahora con la palabra “pie”, que procede de la latina “pedem”, cuya raíz,  una vez desprovisto el vocablo de su desinencia, resulta ped-. Espero no cometer ningún traspié, en cuyo caso mereceré un puntapié en salva sea la parte. Tendré cuidado de no meter la pata, ni la pezuña, palabra esta muy castiza, como demuestra su españolísima eñe, y que se acredita como procedente de pedis ungula, o lo que es lo mismo “uña del pie”.

No voy a buscarle los tres pies al gato, que no los tiene, por supuesto, ni los cien al ciempiés, ni los pieses  tampoco, que no hace falta marcar más de lo conveniente el plural, pero sí  trataré de andar con pies de plomo y no de barro, y con cuidado de no tropezar.

Así que vamos a hacer como si fuéramos  pioneros,   antiguo peoneros o soldados de a pie,  y  vamos a explorar el intrincado bosque de la etimología que nos deparará algún hallazgo sorprendente. Iniciamos nuestra expedición sin el impedimento de la mucha impedimenta, valga la redundancia,  o mucha carga de bagajes que nos impida (o empezca o empedezca, con voces más castizas y que también derivan del propio pie) caminar. Y es que debemos ir expeditos, o sea sin ataduras que nos estorben o impidan la marcha de nuestros pasos, sueltos.

Así pues, empezamos esta carrera pedestre campo a través con los pies, que es como empiezan las carreras, apoyándonos en nuestras dos extremidades inferiores, que por algo somos bípedos. Si fuéramos cuadrúpedos podríamos correr más apoyándonos sobre cuatro extremidades, como hace, por ejemplo, el guepardo, que dicen que es el cuadrúpedo más veloz., pero tenemos que conformarnos con los dos pies que tenemos.

Si queremos ganar velocidad, podemos utilizar algún vehículo como la bicicleta,   en el que podemos pedalear utilizando el pedal.    Deberíamos subir a su inventor el alemán Karl Drais a un pedestal o podium, o lo que es lo mismo con palabra más patrimonial nuestra, a un poyo, que es un banco de piedra, o punto de apoyo para los pies, o, ya puestos,  a una peana, como si de un santo se tratara, por haber inventado un vehículo tan sano y respetuoso con el medio ambiente como es el velocípedo, que tal fue el primitivo nombre hoy en desuso de la bici.

En la antigua Roma se llamaban pédites a los soldados de infantería o soldados de a pie, frente a los équites, caballeros o soldados de caballería, mucho más nobles, de más rancio abolengo y de mucho más ringorrango, o sea, con cierto pedigrí.

Curiosa palabra esta que los ingleses escriben pedigree pero que procede del francés pied de grue, o sea, pie de grulla (del latín grus). Al parecer, los criadores ingleses de caballos escribían en los registros genealógicos una marca formada por tres pequeños trazos rectilíneos, muy similar a la huella de una grulla, por lo que la expresión pied de grue, filtrada por el inglés pedigree, se utilizó para designar el árbol genealógico de un animal de pura sangre, lo que ahora decimos pedigrí en la lengua de Cervantes.  
.
De ahí que, volviendo a los pédites, viene la palabra “supeditar”, que en principio significaba “proporcionar”, según el maestro Corominas, y más en concreto “enviar tropas de infantería, o sea, de a pie, como refuerzo”, pero que se reinterpretó como sinónimo de poner las cosas,  “sub”, o sea bajo nuestros pies, que es como la utilizamos ahora cuando decimos que hay que subordinar o condicionar una cosa a otra, aunque sin olvidar el significado  de dominar, sojuzgar o avasallar con violencia.

No nos olvidemos de los pedicuros que son aquellos que tienen por oficio cuidar de los pies, extirpando o curando los callos, por ejemplo. Ni nos olvidemos tampoco de aquellos cristos del poco poder o autoridades de poca monta que eran los alcaldes  pedáneos, así llamados porque su autoridad se restringía a aldeas, pedanías o núcleos pequeños de población cuya extensión podía recorrerse a pie en un día. 

Aunque hay algunos que no se apean nunca de su automóvil y que por lo tanto sólo utilizan los pies para pisar el embrague, el acelerador o el freno, y que como consecuencia de eso tienen que pagar el peaje o derecho de paso o tránsito por las veloces autopistas, todos somos, los conductores de autos también cuando se apean del vehículo que los conduce,   peatonespeones camineros que pagamos las peonadas o peones de los otros, o sea pédites,  en el enorme tablero de ajedrez  de días blancos y días negros que es el mundo.

domingo, 9 de junio de 2013

Manualidades




Vamos aquí a meter mano a una cosa, o, mejor dicho, a una palabra, que no es lo mismo. Vamos a meter mano a la palabra "mano". Espero, eso sí, que no se me vaya la cosa de las manos.   Aquí, por lo tanto, sólo va a haber palabras, cuyo intercambio es el más noble que puede haber entre los seres humanos. Aunque no van a estar todas las que son, porque muchas, fugitivas,  se me van a ir de las manos,  procuraré que por lo menos todas las palabras que estén vengan del mismo tronco común, de la misma mano, haciendo una cuidadosa criba o  manicura. Espero, ya que meto la mano, no meter la pata.

La palabra "mano" viene del latín "manus", y es femenina, no por nada, sino porque conserva el género gramatical que tenía en la lengua madre del Lacio, y por eso decimos la mano, y no *el mano, algo que sorprende a primera vista a los extranjeros que aprenden la lengua del manco de Lepanto y que se acostumbran enseguida a la regla de que los sustantivos que acaban en -o son masculinos, sin tener en cuenta esta excepción que confirma la regla.

 Conque no se inquiete nadie. No vamos a llegar a las manos de verdad,  no vamos a pelearnos con las dos extremidades superiores, la izquierda,  zurda o siniestra, y la derecha o diestra, ni va a llegar la sangre al río. No vamos a levantarle la mano a nadie ni a darnos de manotazos, manotadas, mamporros y mamporrazos. Simplemente vamos a darle un buen meneo a la palabra "mano".  Pero no vamos a hacer como los mamporreros, que se dedican a dirigir el miembro del caballo a la vulva de la yegua para facilitar la operación de la monta en el acto de la generación, lo que se ha convertido en un insulto habida cuenta de que no se necesitan demasiadas luces ni formación profesional para llevar a cabo algo que el caballo suele desempeñar sin dificultad por sí solo. De ahí que se denomine mamporrero por extensión a la persona que hace el trabajo sucio generalmente a un superior jerárquico utilizando medios ruines, rastreros y las más de las veces inconfesables.

Pero tampoco vamos nosotros aquí a propinarnos mandobles, que son los golpes y aun los navajazos, puñaladas o cuchilladas que nos da a veces la vida, la peor de todas las maestras, con el arma blanca, cuchillo, puñal o navaja, que tenga a mano y empuñe con doble mano, sino que, por el contrario, vamos a darnos amistosamente la mano, porque conviene hacer las cosas que hagamos de mancomún, es decir de acuerdo, unida- o solidariamente, dado que nos mancomunamos con los demás, formamos una mancomunidad o comunidad de manos

Tampoco vamos a comer con las manos, que es de mala educación, y para eso se inventó la cubertería de los cuchillos, cucharas y tenedores.  Y es que en la mesa hay que guardar buenos modales o maneras, sin caer en el amaneramiento, que es la exageración sobremanera de gestos manuales,  lo que puede hacer que se nos tilde de amanerados. 

Pero en la vida en general hay que tener buena "maña" o habilidad manual e ingenio, para amañar las cosas y que no se nos desmañen,  y ser mañoso en el buen sentido de la palabra, en el sentido de ser un manitas, no un manazas, y no en el de vicio contraído, mala costumbre o resabio, que eso son malas mañas. 

De antemano, muchas son las palabras relacionadas con la mano que nos vienen a las mientes y a las manos y que nos vienen a mansalva, es decir,  a mano salva o a salva mano, o sea, con mucha seguridad, sin gran peligro de equivocarnos,  cuando pensamos en derivados de "manus". Unas nos vienen por tradición manuscrita de los monjes amanuenses,  y las leemos ya impresas en los libros. Otras nos llegan directamente a los oídos.

Las palabras nos vienen en tropel,  a manadas, que eran los montones de hierba o de cereal que caben en la mano cogidos de un puñado, y de ahí el hato de ganado que estaba en poder de nuestra mano, o bajo nuestra responsabilidad. Otras veces las palabras vienen a manojos, que son los ramos de plantas o flores que llevamos en la mano. Así que no corremos el riesgo de quedarnos manicortos ni maniatados ni manituertos ni manirrotos, sino más bien manilargos a la hora de citar algunas.

Son las palabras como piezas de mampostería , o sea, como mampuestos, que así se llaman a las piedras colocadas a mano, que encajan perfectamente dentro del engranaje de un edificio, y, en nuestro caso, de un texto. Procuraremos que ninguna nos quede a desmano o a contramano, aunque  sean de primera, segunda o tercera mano.

En otro orden de cosas y de palabras, no es lo mismo, por ejemplo, la mano de obra, generalmente barata, del obrero de la construcción que está con las manos en la masa y  la manufactura, que la maniobra del gobierno,  que es la reforma laboral que abarata las pensiones y alarga la vida laboral de los contribuyentes en detrimento del júbilo de la jubilación, cada vez más lejana e inalcanzable como un trampantojo.

No hace falta que nadie nos lo mande, es decir que lo ponga en nuestras manos para que dejemos de hacer lo que está mandado, y cumplamos los  mandamientos del decálogo, como Dios manda. En este mundo, tanto en la sociedad civil como en el estamento militar ya hay demasiados mandatarios, mandamases democráticos o no, mandos y comandos, comendadores, que por mi mal los vi, comandantes, demasiados y demasiadas mandones y marimandonas, por desgracia, porque tanto monta Isabel como Fernando, sin que importe ya mucho de verdad el timbre masculino o femenino de la voz de mando

Porque es manifiesto ya que está en nuestra mano comprobarlo y está claro, como dice el pueblo llano, que los que mandan tienen la sartén por el mango, y que donde hay capitán no manda marinero, aunque también es verdad, por cierto, que los que mandan por activa son por pasiva los más mandados.

Aunque a veces presentemos alguna demanda, nos dejamos manipular y manejar, y nos encomendamos y amansamos, es decir nos hacemos mansos o lo que es lo mismo acostumbrados a la mano que nos da de comer como estómagos agradecidos que somos y habituados al poder de nuestro dueño, y lo hacemos  con rutinaria mansedumbre, aunque a veces cometamos algún desmán, y nos desmandemos, o soñemos al menos con nuestra emancipación.

En la antigüedad un esclavo podía ser manumitido, es decir, liberado y convertido en liberto y aun en libertino, si rompía todos los lazos con su antiguo dueño. La manumisión era un acto jurídico por el que un siervo dejaba de estar bajo el poder de su amo,  dejaba de estar "mantenido", de estar en manos de alguien y bajo su manutención, y podía moverse libremente: se emancipaba, es decir, dejaba de ser un mancebo en el sentido antiguo de la palabra, donde valía por "esclavo". Aunque podía muy bien amancebarse y practicar el amancebamiento, que es el trato sexual entre hombre y mujer no unidos por matrimonio, unión que no era bendecida por la iglesia ni por el Estado, siendo la mancebía sinónimo de prostitución y también, aunque parezca mentira, que no lo es, de juventud, porque los mancebos, como los mozos de botica, eran siervos jóvenes.

En ese sentido hay que decir que la mujer estaba bajo el poder de su padre o de su marido. Era por eso por lo que los pretendientes pedían la mano de las pretendidas, que pasaban de la mano, o sea del poder, del padre a la mano o poder del esposo.

Y para no guardarnos ningún as bajo la manga, que es lo que cubre la mano, nos arremangaremos con mucho remango, y citaremos también el manoseo, la manguera, y la manopla, esa suerte de guante o pieza de la armadura antigua, con que se guarnecía la mano, la discutida masturbación o acción de procurarse goce sensual a solas con las manos, si aceptamos la conjetura de que masturbatio procede de manustupratio o manusturbatio y no, más improbable, de magis turbatio,  el manillar, esa pieza de la bicicleta encorvada por sus extremos que forma un doble mango en el que se apoyan las manos,  la manivela, manija o manubrio  y las manecillas diminutas del reloj, maldita sea la hora en que se inventó; con lo bien que vivíamos sin él y sin las prisas que  nos mete.

Los que hacen a dos manos son los que mejor se desenvuelven,  sobre todo si tienen algo importante entre manos y pueden atenderlo con entrambas manos, ambidiestros que son, porque no carecen de mano izquierda, o dicho de otro modo, tienen buena mano, o mano de santo, y no están dejados de la mano de Dios.

Y si bien Poncio Pilatos se lavó las manos, no fue por razones de higiene, sino por desentenderse del asunto de capital importancia que se traía entre manos.

También se ha dicho mucho que manos blancas no ofenden. La blancura era en tiempos pasados un signo no sólo de candor e inocencia, sino sobre todo de belleza,  y la belleza,  atributo definitivo de las mujeres. Con lo de manos blancas se aludía a las carrilladas "inofensivas" que podían propinar las mujeres a los hombres cuando se sobrepasaban con ellas, bofetadas que no ofendían.

 Por otra parte,  Jean Paul Sartre, el filósofo existencialista,   no sólo no se lavó las manos como Pilatos, sino que además decía que había que comprometerse y ensuciarse las manos, olvidándose a veces de consideraciones morales. Decía que había que mancharse las manos, y que no había que avergonzarse de tener las manos sucias si era preciso, y era preciso emporcárselas sobre todo cuando uno se dedicaba profesionalmente a la política.

lunes, 3 de junio de 2013

Más sonrisas de Montt

anulus: el anillo (o piercing, en este caso) / sine dubio: sin duda / ei: a él, le /  multum: mucho / placebat: gustaba / sed: pero /  locus: el lugar /  fortasse: quizá / non erat: no era /  idoneus: el adecuado.



 ecce: mira ahí / alter: otro / venit: viene / praepotentes: los prepotentes / sicut ille: como él /  
impotentes: impotentes / esse: ser / solent: suelen.
 
 haec: este / est: es / quaestio: el problema ( o la famosa cuestión)  / nonnulli: algunos / se: ellos / cogitare: que piensan / cogitant: piensan.
 
 nescio: no sé / an: si / reges: reyes / sint: son / sed: pero / certa sum: estoy segura de / eos: que ellos / ex Oriente: de Oriente / venisse: han venido / omnia: todos / dona: sus regalos / sunt: son ...

  
salve!: ¡hola! / omnes: todos / timent: tienen miedo / litteram parvulam: a la letra pequeña. 

Neptunus: Neptuno (o Posidón, tanto monta) / deus: dios / marium et portuum: de los mares y los puertos / ad periphericos conectandos: para conectar los periféricos (a un ordenador)