miércoles, 1 de enero de 2014

¡Feliz año nuevo(?) 2014!

Una viñeta de Máximo publicada en El País el 30 de diciembre de 2006 sigue, pese al paso del tiempo, estando de rabiosa actualidad, como suele decirse. Siempre por estas mismas fechas esperamos que se produzca el milagro de que empiece un año realmente nuevo de verdad, y el año que empieza sólo tiene de nuevo el nombre, es decir, el número que hace en el cómputo global de la era cristiana.

Ya lo cantaba a su desengañada manera Lucio Dalla en aquella inolvidable canción italiana: "L´anno chi verrà" (El año que vendrá): L´anno che sta arrivando tra un anno passerà / io mi sto preparando, è questa la novità.  (El año que está llegando dentro de un año pasará, yo me estoy preparando, es esta la novedad). Ma la televisione ha detto che il nuovo anno / porterà una trasformazione / e tutti quanti stiamo già aspettando (Pero la televisión ha dicho que el año nuevo traerá una transformación y todos estamos ya esperando).

En efecto, dicen los políticos por la televisión, prensa y todos los medios a su alcance que lo peor ha pasado ya, que el año 2014 que ahora comienza será el del inicio de la recuperación económica (sic), el año en que dejaremos atrás miedos e incertidumbres, el año en que el crecimiento (económico) será mayor de lo esperado, y blablablá.  Os dejo la viñeta de Máximo (traducida al latín), adjunto la felicitación de Montt (también en latín),  la canción del desaparecido Lucio Dalla (en italiano y en la versión de la Pausini en directo hace un par de años) y, cómo no,  mis mejores deseos de que las cosas sean de otra y mejor manera para todos.



(futura: el futuro / incipimus: (lo) estamos empezando / incipiunt: empieza (de ahí nuestro término "incipiente" para referirnos a algo que está empezando) /  nunquam: nunca / sed: pero / semper: siempre )

Nota sobre la palabra futuro: En latín no existe un sustantivo correspondiente a nuestro futuro. Hay que recurrir a una forma nominal del verbo plural y neutra: "futura": las cosas que van a ser. Es un participio de futuro avant la lettre que indica que algo que no es puede ser: como "morituri", en "Morituri te salutant" (los que van a morir te saludan, que le decían los gladiadores al césar antes del combate) o "nasciturus" (el que va a nacer, como se llama entre nosotros al que todavía no ha nacido). Es un participio que sólo revela nuestro temor y nuestro deseo, pero no un hecho porque no hay, propiamente hablando,  hechos futuros: lo hecho hecho está y por eso mismo es pasado y no puede ser futuro ya ni puede hacerse. Y es que el futuro no existe, por eso lo llamamos porvenir, porque está siempre por venir, pero por definición no llega nunca. Ya lo decía nuestro Quevedo en "Ah de la vida": Ayer se fue; mañana no ha llegado; / hoy se está yendo sin parar un punto...



(INCIPIT: empieza / NOVUS AMNUS: un año nuevo / ET SCIO CERTE: y sé con toda seguridad / EUM: que (él) / PLENUM GAUDIIS FORTUNAQUE: lleno de gozos y de prosperidad / NOBIS OMNIBUS: para todos nosotros / VENTURUM: vendrá / ITAQUE: así que / NOLITE CURARE: no se preocupen / no os preocupéis / QUOD: porque / OMNIA: todo / BENE: bien / ERUNT: va a estar )



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada