sábado, 30 de agosto de 2014

Algunos cabos sueltos más (y 2)

4.- Olímpicos, según Grant Snider.



5.- Y un poco más de cine de romanos todavía.

-Satiricón (Gian Luigi Polidoro, 1968) Película injustamente olvidada, podemos verla ahora (por ahora al menos en youtube en versión original italiana). Polidoro, su director, se anticipó a Fellini en el rodaje de su adaptación de la novela de Petronio, por lo que su película se titula  "Satiricón" a secas, mientras que la de Fellini, que apareció un año después, no podía disponer de ese título y por eso se llama justamente "El Satiricón de Fellini".  Cuando salió la película de Polidoro, que se subtituló desafortunadamente "Los degenerados", algunas escenas se consideraron obscenas y hubo un proceso contra el director por haber utilizado a un menor de edad, Francesco Pau, en el papel de Gitón, por lo que la película fue secuestrada al poco de su aparición por orden judicial. Destaca de esta película, muy distinta de la de Fellini, la escena de la cena de Trimalción, papel interpretado magistralmente por Ugo Tognazzi. La película ha estado maldita desde su estreno. La aparición de la de Fellini la eclipsó, aunque las expectativas creadas durante su rodaje se vinieron abajo después del estreno. El filme de Fellini es una adaptación muy libre, muy felliniana, a veces genial, de la novela de Petronio. La película de Polidoro es mucho más fiel a la novela latina, y su ritmo es, desde luego, mucho más lineal y ligero. En cualquier caso, se complementan, no se excluyen. (Duración 107', más 4' de las escenas censuradas).



-Yo Claudio (Herbert Wise, 1976) Serie de televisión, considerada por algunos con mucha razón como la mejor teleserie del siglo XX, producida por la BBC y basada en las novelas Yo, Claudio y Claudio, el dios, y su esposa Mesalina del escritor Robert Graves. Consta de trece capítulos y de una duración aproximada de cincuenta minutos cada uno. Destacan las magistrales interpretaciónes de los actores Derek Jacobi como el emperador Claudio, Sian Phillips como Livia, y John Hurt como Calígula. Resulta imprescindible para conocer la formación del imperio romano y en concreto de la dinastía Julio-Claudia (Augusto, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón) (Duración 650')

-Astérix, La sorpresa del César (Gaëtan Brizzi y Paul Brizzi, 1987) Película de dibujos animados basada en el cómic de Uderzo y Goscinny. En el único pueblo del mundo romano que se resiste a César, Obélix se enamora locamente de una recién llegada, Falbala. En el momento que, animado por Astérix, le ofrece flores, ella se precipita en los brazos de su novio, Tragicómix. En el curso de un paseo romántico, los novios son detenidos por un afanoso pero ignorante decurión, romano. Astérix y Obélix, ayudados por Idéfix, deciden enrolarse en la legión para rescatarles .(Duración 79')



6.- Fascismo
Las fasces (haces, haz de varas o manojo de haces en latín) consistían en 30 varas generalmente de abedul u olmo atadas con cinta de cuero rojo y con un hacha de doble filo. Parece ser que eran treinta por las 30 curias o tribus primitivas de la antigua Roma. El simbolismo de las fasces sugiere, en primer lugar, que la unión hace la fuerza: una sola varilla de olmo o abedul, en efectgo, podría quebrarse fácilmente, mientras que un haz de treinta es muy difícil, si no imposible,  de romper. El hacha de doble filo representa el poder que tiene el que la porta de quitarle la vida a alguien por decapitación. Todos los magistrados o cargos públicos romanos poseían auctoritas, pero sólo las más altas magistraturas del estado tenían, además, imperium

Los portadores de las fasces y segur se llamaban lictores, y llevaban el haz de varas apoyado sobre el hombro. Se discute la etimología de la palabra lictor, pero parece que está formada por el verbo lig-o, que significa "amarrar, ligar, atar", con el sufijo de agente masculino -tor; el ensordecimiento de la G ante oclusiva dental sorda y conversión en C no es raro; sucede lo mismo (lig-tor>lic-tor) en lector, que procede del verbo leg-o "leer": leg-tor>lec-tor.  Se discute la etimología porque lo esperado en el nombre de agente de un verbo de la primera conjugación como lig-o sería liga-tor, ya que en lig-o ha habido una contracción de *liga-o, lo que revela que la raíz de este verbo es liga- no lig- . No obstante los defensores de esta etimología dicen que lictor podría ser una abreviación de ligator. El lictor sería, etimológicamente, el encargado de amarrar el haz de treinta varas con la cinta de cuero rojo que llevaría apoyado sobre el hombro. 

El número de  lictores variaba según el rango de autoridad. Solían preceder a los magistrados investidos de imperium y ejecutaban sus órdenes.  Dentro de las magistraturas extraordinarias, los dictadores llevaban 24 lictores, y el maestre de caballería, nombrado por el dictador, podía llevar 6. Dentro de las magistraturas ordinarias sólo cónsules y pretores eran acompañados por los lictores: 12 los cónsules y 2 los pretores. Tribunos militares y vírgenes vestales iban también acompañados de lictores.  

¿Qué relación guarda todo esto de las fasces con el título de esta entrada? El fascismo es una ideología política moderna creada por Benito Mussolini en el período europeo de entreguerras (1918-1939), cuyo nombre deriva del término italiano “fascio”, que quiere decir haz de varas, ya que la palabra italiana procede de la latina latín fascis, cuyo plural es fasces, que estamos estudiando.

Entre nosotros el símbolo se ha popularizado como escudo de la Guardia Civil, que presenta unas fasces con hacha  cruzadas con una espada, bajo una corona real coronada, valga la redundancia, con una cruz cristiana, lo que simboliza a la monarquía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada