miércoles, 27 de agosto de 2014

Algunos cabos sueltos


1.- Cuestión de ternura
 
  (ego: yo / sum: soy / tenerior: más tierno / non: no)

(Observa como el sufijo -ior aplicado a un adjetivo como tener, tierno, lo convierte en comparativo de superioridad: más tierno. Un procedimiento similar se sigue en inglés añadiendo el sufijo -er,  que tiene el mismo valor que -ior:  young joven / younger más joven. Esto, que podría parecernos extraño a nuestra lengua, se da también entre nosotros, que hemos heredado este sufijo bajo la forma -or en mejor, peor, menor y mayor, que signfiican respectivamente: más bueno, más malo, más pequeño y más grande. La razón de que en castellano esté mal dicho *Mi hermano es más mayor que yo, es su redundancia, ya que mayor ya significa de por sí más grande, de más edad. Sin embargo, el hecho de que se diga es significativo: revela que se ha perdido la conciencia del sufijo -ior. Conservamos, sin embargo, algunas formas claras como anterior, exterior, citerior (del lado de acá), interior, inferior, posterior, prior,  superior, ulterior (del lado de allá), y los latinismos senior (que es, por cierto,  el origen de nuestro señory iunior que a veces vemos escrito junior).  

2.- Aquiles y la tortuga




Por mucho que digan los matemáticos para resolver la vieja paradoja de Zenón de Elea, cualquiera con más de dos dedos de frente ve que una ecuación como la que ellos proponen  0,9999999...= 1 no puede ser verdad. Aquiles, el de los pies ligeros, igual que la liebre de la vieja fábula, nunca ganará a la tortuga, sino que será ella la que paradójicamente gane la carrera.

3.- Lo que vale un peine (y 3)
Y por último cierro la serie de los peines, con este de oro de un monarca escita. Un objeto de valor artístico excepcional, que parece obra  de un artesano griego porque la forma del peine se asemeja a la fachada de un templo griego: los diecinueve dientes serían las columnas; encima se hallaría el arquitrabe o friso con cinco leones; y sobre éste el frontón triangular que representa una escena de combate entre guerreros escitas con un hombre a caballo en el centro y dos guerreros a pie a sus lados. Un caballo yace por tierra.   En el arte escrita son frecuentes los animales, más rara la representación humana. Este objeto procede de la tumba Solokha, data de los siglos V o IV antes de Cristo y se cree que tal vez perteneció a un monarca amante de la cultura y mundo griegos que fue asesinado por sus hermanos. El peine de oro se halla en el museo del Hermitage de San Petersburgo.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada