domingo, 26 de enero de 2014

Con el culo al aire



En nuestro despiece anatómico y etimológico humano, le toca hoy el turno a esa zona donde la espalda pierde su nombre, o sea, a los cuartos traseros o, dicho sin eufemismos y en román paladino, al culo.  No queremos confundir el culo con las témporas, como se dice en castellano viejo para referirnos a las sienes, que no a los tiempos litúrgicos de ayuno al comienzo de las estaciones, que también se llaman témporas, por cierto, y que tanto observa el vulgo para el pronóstico meteorológico y para iniciar conversaciones anodinas sobre cómo han quedado las susodichas. Así que vamos a centrarnos en el culo y a dejar las sienes para mejor ocasión.


El cuadro de Velázquez "La Venus del espejo" es, precisamente, una exaltación del culo femenino, que aparece, rotundo y generoso, en un primer plano, a despecho del rostro, que se ve difuminado y relegado al segundo plano del espejo que sostiene Cupido.

Culo se decía en latín CULUM, y de ahí nos ha venido a nosotros la palabra. Echemos una rápida ojeada al resto de las lenguas neolatinas, donde, como cabe esperar de antemano, la palabra ha evolucionado de diversas formas: en italiano tenemos culo, igual que en castellano, cu en gallego y en portugués, cul  en francés,  catalán y provenzal,  y cur en rumano.

En latín había también una palabra ANUM que significaba anillo, aro, cuyo diminutivo era ANULUM, y que hacía alusión a todo lo que tenía forma circular, de donde nos ha quedado el nombre del dedo anular o propio para llevar la sortija, y de donde nos viene también, a través de otro sufijo de diminutivo (ANELLUM) el nombre del anillo. La palabra ANUM servía en latín como metáfora para referirse al orificio en el que termina el tubo digestivo, de donde nos viene a nosotros el nombre culto de ano, del que ha derivado el adjetivo anal.

Muchas veces se utilizan expresiones eufemísticas para no llamar al pan pan y al vino vino, es decir, a las cosas por sus nombres comunes y corrientes. Entre nosotros han hecho fortuna para referirse a “salva sea la parte” términos como trasero, asentaderas, posaderas, cachas o nalgas, y hasta glúteos, que es vocablo más culto y helenismo, derivado del griego glutós. Para el médico especialista en esa zona se utiliza el griego: proctólogo, que el diccionario de la RAEL define como el especialista en proctología, y ésta (dado que proctos es el nombre del ano en griego) como conjunto de conocimientos y prácticas relativos al recto y a sus enfermedades. En portugués, por su parte, se utilizan como eufemismos traseiro y funda; y en italiano, sedere y deretano.

En sentido figurado el culo de una cosa es su parte inferior o posterior (por ejemplo, el culo de la botella, para referirnos al fondo). De ahí tenemos que la  culata es la parte posterior de la caja de las armas de fuego portátiles y  el culatazo, el golpe que se da con la culata. Existe la expresión el “culo del mundo” para aludir al último rincón del globo, es decir, a un lugar muy lejano. Tenemos también la culera del pantalón, que es el remiendo que se ponía en los fondillos de los pantalones.  El adjetivo cular significa perteneciente o relativo al culo, pero hablando de morcillas o de chorizos culares  aludimos a los elaborados con la tripa más gruesa. Una culada es un golpe de culo.


Disponemos también de los verbos encular,  vulgarismo que se utiliza en lugar del culto sodomizar, de reminiscencias bíblicas, que hace alusión a la práctica del coito anal en Sodoma y Gomorra; culear,  con el mismo significado en muchos países de Hispanoamérica -donde se oyen las voces malsonantes   culiao y culiá en lugar de los participios culeado y culeada, porque se ha roto el hiato "ea" diptongando en "ia",  y  ha caído la oclusiva dental sonora intervocálica-, y con el de “menear el culo” entre nosotros,   y recular, que es préstamo francés  sinónimo de retroceder.

La palabra puede desfigurarse con varios sufijos tanto de diminutivo (cul/ito, cul/ín, cul/ete), como de aumentativo (cul/ón, cul/azo), según los procedimientos habituales de nuestra lengua, exagerando algunos de sus rasgos definitorios. A través del francés hemos tomado culotte y lo hemos castellanizado culotes, para los calzones o bragas femeninas, y más en concreto para la prenda que usan los ciclistas.

Igualmente hay muchos compuestos con el primer elemento culi- seguidos de algún adjetivo o participio como culiprieto, culilimpio, culisucio, culigordo,  culinegro, culirroto… El diccionario de la RAEL sólo recoge culinegro que define como “de culo negro”,  pero no los otros que  hemos citado y que, sin embargo, son producciones vivas que cualquier hablante de nuestra lengua comprende enseguida inmediatamente.

En cuanto a algunas expresiones abundantes en nuestra lengua que contienen esta palabra, se dice de alguien que es un culo de mal asiento o un culo inquieto cuando la persona no parece estar a gusto en ninguna parte, y necesita cambiar constantemente de sitio.   También hay expresiones escatológicas como mandar a alguien o algo a tomar por (el) culo, es decir, muy lejos, o lamer el culo a alguien, que  es una locución malsonante por la repugnancia de la imagen que suscita,  y que significa adular servilmente a una persona para conseguir algo de ella, de donde procede también el compuesto lameculos, que se utiliza como sinónimo un tanto grosero del desusado tiralevitas.

Ir de culo es ir mal y la expresión perder el culo, sin embargo, significa darse mucha prisa. Resulta cómica porque alguien, por mucho que corra, nunca va a perder esa parte de su anatomía… La expresión mojarse el culo es sinónima de comprometerse, por la reminiscencia del refrán "el que quiera truchas que se moje el culo"; es decir que para conseguir este pez de verdad hay que meterse al río, y mojarse hasta las cachas, dado que la otra opción es la compra, previo pago, en la pescadería de unas truchas que seguramente provendrán de una piscifactoría.

La expresión, ya desusada, a culo pajarero significa con el culo al desnudo o con el culo al aire, que es quedarse "en situación comprometida por haberse descubierto algo". Con el culo literalmente al aire se halla esta Venus Calipigia (o "Venus de las bellas –cali, como en caligrafía-   nalgas –pigia-" o, con una traducción alternativa, "Venus de culo bonito"), expuesta en el Museo Nacional de Nápoles, una estatua del período helenístico, siglo II antes de Cristo. Se considera que se trata de la diosa Venus/Afrodita mostrando sus nalgas generosas y caderas al público y a su propia consideración, como si quisiera cerciorarse de que todo está en su sitio. La estatua, en lugar de representar a la diosa, podría ser la viva imagen de una hetera o prostituta. Hay quien ha llegado a identificarla , incluso, con una famosa “puella gaditana”, una tal Teletusa, célebre por la sensualidad de su danza. 

Venus Calipigia

Para los aficionados al balompié, resulta curioso que llamen culés a los hinchas del Barcelona FC, parece que el nombre viene de que en el primitivo campo de fútbol los espectadores se sentaban  sobre la tapia, por lo que se llamaban culers en catalán, Se perdió la r final y la palabra quedó reducida a su forma actual culé.

sábado, 18 de enero de 2014

De rodillas



Seguimos con este repaso de la anatomía, descuartizando el cuerpo humano, y nos ocupamos hoy de la rodilla. Rodilla se decía en latín clásico GENU, un sustantivo neutro de la cuarta declinación, que se conserva casi tel quel en el francés genou  y en las restantes lenguas romances,  como veremos luego, a excepción de la nuestra, donde se ha sustituido por otro término también de origen latino.

De GENU procede, sin embargo, nuestro cultismo genuflexión, o doblamiento que se hace de la rodilla, es decir, arrodillamiento. Es la genuflexión, precisamente, una costumbre muy antigua, nacida, dicen unos, en la Edad Media. Los caballeros, en efecto, al ser armados como tales o al presentarse ante su señor, se inclinaban ante él hincando la rodilla derecha en señal de vasallaje, lo que indicaba tanto sumisión como respeto, igual que, al parecer, se sigue haciendo hoy ante el Rey o la Reina, según manda el protocolo de la Casa Real (?). 


La genuflexión se hace siempre con la rodilla derecha llevándola hasta el suelo e inclinando la cabeza. Por ser signo de reverencia, lo adoptó la iglesia católica reservándolo  al Santísimo Sacramento y a la Santa Cruz en la liturgia del Viernes Santo, pero no debía hacerse ante imágenes marianas, es decir de la virgen María, o de los santos.  El gesto se ha convertido en uno de los más clásicos para expresar la adoración y el reconocimiento de la grandeza de Cristo, o también de humildad y penitencia.

Otra cosa distinta es orar de rodillas, la doble genuflexión, que como tal se ha suprimido de la liturgia católica de la misa, aunque algunos fieles sigan practicándola. La genuflexión es signo de adoración y sumisión a Dios –hágase tu voluntad, fiat uoluntas tua, que se decía en latín cuando la misa se decía como Dios manda– y se considera como el acto supremo de reverencia del rito católico.

Pero el origen de la genuflexión podría buscarse mucho más atrás en la historia, podemos remontarnos a los romanos. En el imperio romano Diocleciano y Maximiano la exigen como saludo a los augustos. Algunos historiadores atribuyen la persecución que ambos emperadores desataron contra la Iglesia a la negativa de los cristianos primitivos a someterse a esta norma, aunque lo cierto es que la genuflexión continuó en vigor con los emperadores cristianos posteriores.

Pero podemos remontarnos un poco más atrás todavía en la historia, y encontrarnos con uno de sus testimonios más antiguos, si no el más antiguo que conocemos: la prosquinesis, literalmente "movimiento hacia delante", que es como se llama en griego a la costumbre nacida en el imperio persa de los Aqueménidas de saludar al Gran Rey o Rey de Reyes postrándose ante él.  Con tal gesto se hace hincapié en la diferencia que separa al soberano aqueménida de los súbditos mortales sujetos a su cetro.

Cuando Alejandro Magno conquista Persia, se considera el heredero legítimo de los aqueménidas e impone el rito palaciego de la prosquinesis, lo que origina enormes protestas entre sus viejos compañeros macedonios y griegos, que se resisten a rendirle ese tributo que consideran bárbaro e indigno de hombres libres como presumen de ser ellos todavía.

La prosquinesis, precisamente, la practican los Magos de Oriente -no en vano Melchor, Gaspar y Baltasar eran astrólogos persas- cuando se presentan en el portal de Belén a adorar al recién nacido y ofrecerle su tributo de oro, incienso y mirra, como podemos ver en este fresco de Giotto, donde el primer rey se arrodilla ante el niño Jesús:


Hay una frase célebre en torno al simbolismo del arrodillamiento que se ha puesto en boca de muchos revolucionarios: “Vale más morir de pie que vivir de rodillas (o arrodillado)”. He visto que se discute mucho su autoría, atribuyendo la mayoría su creación al revolucionario mexicano Emiliano Zapata. Lo cierto es que entre nosotros la popularizó Dolores Ibárruri, alias La Pasionaria, la heroína comunista que pronunciaba durante la guerra civil española discursos incendiarios que levantaban pasiones, dada su habilidad oratoria, y se ha atribuido después a Ernesto Ché Guevara.  

La frase juega con el simbolismo “de pie” frente a “de rodillas”, y con la antítesis vida/muerte. En cuanto al simbolismo del pie y la rodilla, está claro, según lo que llevamos visto, que estar de pie significa no doblegarse ante nada ni ante nadie, mientras que el simbolismo de arrodillarse conlleva sumisión y reverencia servil: la del súbdito ante el monarca, la del vasallo ante el señor, la del creyente ante la majestad de su Dios.

Otros dos derivados cultos de GENU, además de genuflexión,  son ingenuo y genuino. Comencemos por el segundo, para testimoniar que un padre reconocía a un recién nacido como hijo suyo y lo admitía en su familia en la  antigüedad, el padre lo levantaba del suelo, donde había sido colocado, y lo ponía sobre sus rodillas; el niño que había sido reconocido así era denominado GENUINUS. De este rito tenemos noticias por la literatura; por ejemplo en el libro noveno de la Ilíada de Homero, vv. 454-456, se queja Feniz, compañero de Aquiles,  de cómo su padre Amíntor lo maldijo por haber seducido a su manceba: “... en gran maldición me maldijo, / que en sus rodillas jamás asentara un nieto querido / hijo de mí, y le cumplían los dioses el voto maldito.”  

Cuando este rito de reconocimiento cayó en desuso, los hablantes latinos ya no relacionaban la palabra GENUINUS con GENU, o al menos no se explicaban su razón de ser, y preferían relacionarla con otra palabra latina muy parecida GENUS, de la tercera declinación, que significaba “género, origen, familia”, de ahí que reinterpretaran el significado del adjetivo como "familiar, original, sui géneris, propio de su género", significado con que ha llegado hasta hoy.   GENUINUS  se aplicaba sólo a cosas con el significado de innato, auténtico.

Lo mismo le sucede a INGENUUS, aunque se discute su origen: hablando de personas, los ingenui eran los nacidos de padres libres, los nobles, ya que habían sido reconocidos; hablando de cosas, las naturales o dignas de un hombre libre, y de ahí vendría el significado actual de delicado, distinguido.

En latín vulgar, sin embargo, para referirse a la rodilla se prefería la forma GENUCULUS, que es el diminutivo de GENU, a la forma clásica GENU, como sucedía también con la oreja, que se denominaba AURÍCULA con la forma del diminutivo antes que con AURIS. De este diminutivo viene la forma italiana ginocchio,  la rumana genunchi, el catalán genoll, el gallego xenollo y el portugués joelho. De este diminutivo nos viene a nosotros, asimismo, la expresión un tanto arcaica ya “de hinojos”, con el significado de “de rodillas”.



Como hinojo era el nombre de una planta en castellano (procedente de FENICULUM, de donde salió la fermosa moza de la Finojosa), se prefirió denominar a la rodilla con otra palabra, que fue ROTAM, que en principio era el nombre de la rueda,  por la función del hueso de la rodilla, que se llama ROTULAM, de donde viene nuestro cultismo rótula, pero se usó el diminutivo: al fin y al cabo la rodilla, por mucha forma de rueda que tenga, no deja de ser una rodecilla, es decir, una rueda no muy grande. Este diminutivo fue ROTELLAM, de donde nos viene el cultismo rodela, y la palabra patrimonial rodilla, estando atestiguado rodiella, por ejemplo en los Milagros de Nuestra Señora de Berceo “Essi por qui tu ruegas, fincada tu rodiella”: Ese por el que ruegas, hincada tu rodilla. 

De rodilla tenemos rodillera, que es la pieza o remiendo que se echa a la ropa en la parte de la rodilla, o también lo que se pone para comodidad, abrigo, adorno o protección de la rodilla. Pero una rodilla también es en castellano "una almohadilla circular -de ahí la comparación con la rueda- que se pone sobre la cabeza para soportar un peso", de donde luego se generaliza el uso como trapo cualquiera que sirve para limpiar.

En relación con ROTA, el nombre de la rueda, tenemos muchos derivados que nos llevan muy lejos de la rodilla, pero que tienen que ver con la rotación, rotatorio, rotativo, el rodaje, el ruedo, el rodeo y el verbo rodear.

El  rodillo es el cilindro que se hace rodar por el suelo para llevar o arrastrar, por ejemplo, cosas de mucho peso. El hecho de que sea el masculino de rodilla no debe hacernos pensar en el supuesto sexismo de la lengua, sino en el procedimiento gramatical que tiene esta de crear nuevos términos atribuyéndoles un género gramatical distinto: no es más que economía del lenguaje lo que diferencia a las rodillas de los rodillos, a las pozas de los pozos, o más a lo culto,  a las rótulas de los rótulos.  


El masculino, por cierto, de RÓTULA, que es RÓTULO, evolucionó a rollo, la primera forma que tuvieron los libros en nuestro mundo -el rollo de papiro-,  y de este rollo, surgieron verbos tan ilustres como arrollar, enrollar y desarrollar

jueves, 9 de enero de 2014

Plan lector de 4º de ESO: 5.- Orfeo y Eurídice según Quevedo

El mito de Orfeo y Eurídice  plantea como tema principal el amor más allá de la muerte, y como contrapunto secundario el poder mágico de la música, que es capaz no sólo de amansar a las fieras, como dice el refrán, sino también de hacer revivir a los muertos. 

Vamos a leer en esta ocasión, continuando con el plan lector de 4º de ESO,  dos poemas de don Francisco de Quevedo sobre la leyenda de Orfeo y Eurídice. Aunque se centran en el mismo mito,  lo tratan de modo muy distinto: el primero (Si fueras tú mi Eurídice, oh señora)  es una versión seria, elevada, como corresponde a un poema de amor que trata de expresar los sentimientos más hondos,  mientras que la segunda es satírica y jocosa  (Orfeo por su mujer, conocido también como Orfeo burlesco).

A) Tratamiento serio:

SI FUERAS TÚ MI EURÍDICE, OH SEÑORA

Si fueras tú mi Eurídice, oh señora,
ya que soy yo el Orfeo que te adora,
tanto el poder mirarte en mí pudiera,
que sólo por mirarte te perdiera;
pues si perdiera la ocasión de verte,
perderte fuera así, por no perderte.
Mas tú en la tierra, luz clara del cielo,
firmamento que vives en el suelo,
no podía ser que fueras
sombra, que entre las sombras asistieras;
que el infierno contigo se alumbrara;
y tu divina cara,
como el sol en su coche,
introdujera auroras en la noche.
Ni yo, según mis sentimientos veo,
fuera músico Orfeo;
pues de amor y tristeza el alma llena,
no pudiera cantar, viéndote en pena.


1ª.- Cuestión:  El poeta se compara con Orfeo, y compara a su dama con Eurídice, pero  ¿por qué él y ella no pueden ser exactamente como el Orfeo y la Eurídice del mito?

b) Tratamiento burlesco:

ORFEO POR SU MUJER

Orfeo por su mujer
cuentan que bajó al Infierno;
y por su mujer no pudo
bajar a otra parte Orfeo.

Dicen que bajó cantando;
y por sin duda lo tengo;
pues, en tanto que iba viudo,
cantaría de contento.

Montañas, riscos y piedras
su armonía iban siguiendo;
y si cantara muy mal,
le sucediera lo mesmo(1).

Cesó el penar en llegando
y en escuchando su intento:
que pena no deja a nadie
quien es casado tan necio.

Al fin pudo con la voz
persuadir los sordos reinos:
aunque el darle a su mujer
fue más castigo que premio.

Diéronsela lastimados;
pero con ley se la dieron
que la lleve y no la mire:
ambos muy duros preceptos.

Iba él delante guiando,
al subir; porque es muy cierto
que, al bajar, son las mujeres
las que nos conducen, ciegos.

Volvió la cabeza el triste:
si fue adrede, fue bien hecho;
si acaso, pues la perdió,
acertó esta vez por yerro (2).

Esta conseja nos dice
que si en algún casamiento
se acierta, ha de ser errando (3),
como errarse por aciertos,

Dichoso es cualquier casado
que una vez queda soltero;
mas de una mujer dos veces,
es ya de la dicha extremo.

(1)   mesmo:   forma antigua por  mismo.
(2)   yerro: equivocación, error.
(3)   errar: equivocarse (errare humanum est)

Cuestiones: 
1ª.-  ¿Qué imagen da el poeta de las mujeres en general y del matrimonio?
2ª.-  ¿Cuál de los dos poemas te gusta más? ¿Por qué?

Espero, como de costumbre, vuestros comentarios aquí mismo o en papel, como prefiráis. 

martes, 7 de enero de 2014

Seis palabras griegas para empezar el año



...escritas en mayúsculas negras en un mosaico de piedra de 114 cm de largo por 114 de ancho, que representa, dentro de un borde negro cuadrado,  una corona de laurel. A los lados de la inscripción se encuentran una rama negra, a la derecha,  y una hoja de hiedra de color ocre bordeada en negro a la izquierda. El mosaico data del siglo  IV de la era cristiana y fue hallado en 1857 en Halicarnaso,  en Asia Menor (actual Bodrum, Turquía), en el suelo de una casa señorial.  Hoy se encuentra en el Museo Británico de Londres. La imagen está tomada de aquí.




HYGÍA significa salud,  y ha derivado en higiene

ZOÉ quiere decir vida, y de ahí el nombre propio de Zoe. La palabra está relacionada con ZOON ser vivo, animal, y de ahí protozoo, zoología, zoolatría…

CHARÁ significa alegría, encanto. Las personas que lo tienen decimos que tienen carisma, y de ahí viene el nombre del sacramento cristiano de la eucaristía o buena gracia.

EIRÉNE quiere decir  paz, y de ahí resultan el nombre propio Irene y el irenismo, que es el término para referirse a la doctrina que preconiza un pacifismo a ultranza.

EUTHYMÍA significa buen ánimo. Tenemos el nombre propio ya obsoleto de Eutimio, que significaría etimológicamente de buen humor. Del prefijo eu-, bueno,  conservamos muchos derivados como eufemismo, eufonía, euforia, eugenesia, eutanasia, e incluso evangelio, más los nombres propios Eugenio y Eusebio. De timio ánimo, tenemos ciclotimia, que es una psicosis maníaco-depresiva que recurre cíclicamente, y lipotimia que es la pérdida súbita y pasajera del sentido y del movimiento; el prefijo lipo-, que indica abandono,  procede del verbo LEIPO, que significa “dejar”.

ELPÍS quiere decir esperanza, y de esta palabra sólo conozco el nombre propio, ya desusado, de Elpidio.

Seis buenas palabras, en todo caso, para empezar el año. Por lo tanto, que no nos falte salud para disfrutar de la vida con alegría y en paz,  buen humor y esperanza.  



domingo, 5 de enero de 2014

Un humorista gráfico griego: Kyr


Yannis Quiriacópulos, más conocido como Kyr, ya que así firma sus viñetas, estudió Bellas Artes en Roma. Influenciado por la escuela francesa, da más importancia al texto de sus viñetas que al dibujo en sí. Durante la dictadura de la junta militar de los coroneles, fueron censurados sus dibujos inspirados en la Odisea porque parodiaban a la junta. Tras la dictadura, trabajó en el periódico Elefterotipia hasta nuestros días. Ha publicado 22 álbumes. Su página web es ésta.



 -Despierta, pueblo.
 -¡No puedo! Me robaron los sueños… 

NOTA: 
- "laé", vocativo de "laós" pueblo, de donde procede el adjetivo "laicós" popular, que tenemos en castellano "laico".
-"clépsane", aoristo sigmático del verbo "clebo" (clásico "clepto") robar, de donde procede nuestra cleptomanía o adicción al hurto.
-"ta ónira" los sueños, de donde el adjetivo "oniricós" relativo al sueño, que también seguimos usando en castellano como "onírico".
  
oOo

Una de las características de sus dibujos es el gusto por la simetría, como puede comprobarse en la siguiente representación del parlamento griego, donde hace una parodia del célebre epitafio que figura sobre la tumba del escritor cretense Nicos Casanchaquis ("No espero nada, no temo nada, soy libre").
-No espero nada...
No aguardo nada...
¡Soy griego!

NOTA:
-"élinas" es la forma en la que los griegos se denominan a sí mismos en su lengua, de donde proceden nuestros términ os heleno, helénico, helenismo

oOo

Inevitable la alusión a la actualidad en esta comparación entre los alemanes y los griegos, donde puede observarse otra vez el gusto por la simetría.
 
-Los alemanes ganan algunas batallas
¡pero pierden las guerras! 
Los griegos ganan las guerras
pero pierden algunas jubilaciones...

NOTA:
-"majes" batallas. Conservamos esta palabra en el sufijo -maquia: tauromaquia, logomaquia, naumaquia
-"polemus" guerras, de donde surge el adjetivo polémico y el verbo polemizar, que significan hacer la guerra en un sentido figurado, dialéctico.
oOo

Seguimos con el tema político ambientado en la adoración de los Reyes Magos, unos señores vestidos de negro que traen unos sospechosos regalos.
 -¡¡¡José!!!  ¡¡¡Recoged las cosas y huid!!!
Vienen los tres Magos de la Troika con regalos...

NOTA:
-"magui": magos, hechiceros. Los magos eran en su origen un pueblo persa, concretamente una tribu de la región de la Media, que se dedicaba a prácticas religiosas y funerarias. Como miembros de una casta sacerdotal, se creía que tenían poderes sobrenaturales, el término llegó a significar brujo, hechicero, incluso impostorengañador, y en nuestro mundo moderno  ilusionista, practicante de la magia. .  
-"dora" regalos, dones, relacionado con "dosis" y ambos con el clásico verbo "dídomi" dar, lo consrevamos en algunos nombres propios parlantes como Teodoro, Doroteo (regalo del dios) y sus femeninos Teodora, Dorotea; y en Isidoro y su variante Isidro, que significa regalo de la diosa Isis. 

oOo

Seguimos con tema navideño y apreciamos en esta nueva viñeta otra vez la preferencia por la simetría y un texto muy escueto en el que José anuncia a los pastores:
-¡Niña!

NOTA:
-"Cori" muchacha ("core" en griego antiguo), "coritsi" es un diminutivo.
 
oOo

Otra alusión a la actualidad. Los griegos deben pagar un impuesto añadido a la factura de luz, bajo amenaza de corte, que ha sido considerado como un “haratsi” (impuesto que pagaron a los turcos durante 400 años que duró la ocupación otomana).
-Mucha oscuridad esta noche.
-José no pagó el recibo de la compañía eléctrica y le cortaron la estrella de Belén...  

NOTA:
-"polí" mucho, es uno de nuestros prefijos griegos más ricos:  policromía, polifonía, poligamia, políglota, polígono, polinomio, polisemia, politeísmo, etc. Los helenismos citados contienen otros lexemas que significan respectivamente: colores, voces, matrimonios, lenguas, lados, divisiones, significados y dioses.
-"cópsane", cortaron, aoristo sigmático del verbo "copto" cortar, del que procede nuestra raíz "cop" que significa corte, en apócope, síncopa y síncope,  y también en nuestra coma, que procede *cop-ma, con asimilación de pe a la eme que la sigue: comma.  
-"astro" astro, estrella. Conservamos esta palabra en castellano tal cual, y en los compuestos astronomía y astrología.

oOo
 De nuevo la simetría, y esta vez un griego prototípico con birrete griego.

 -Todos los gobiernos persiguen la evasión de impuestos...
pero ningún gobierno persigue a los que los evaden.

NOTA:
-"oles"  todos. En griego clásico se aspiraba ligeramente, de forma que los derivados de esta palabra suelen tener hache en castellano: holocausto (sacrificio en el que se quema la víctima entera), holografía, holograma, salvo católico (procedente de cat-holicós), que la ha perdido.    Católico, por cierto, significa universal. Según la biblia de la wikipedia, el holismo, procedente del griego "holos"  todo, entero, total es una posición metodológica y epistemológica que postula que los sistemas (ya sean físicos, biológicos, sociales, económicos, mentales, lingüísticos, etc.) y sus propiedades, deben ser analizados en su conjunto y no a través de las partes que los componen, consideradas éstas separadamente.
-"quinígane" persiguen, del verbo "quinigó" cazar, perseguir,  formado en griego clásico sobre la raíz "quino" perro  y el verbo "ago" llevar, conducir, de donde deriva nuestro término cinegético, que significa "relativo a la caza".

oOo
 Otra vez el paisano griego con su birrete, que esta vez se hace eco de un refrán para darle la vuelta en un ejercicio de autocrítica sobre la actual situación sociopolítica que atraviesa el país:
  -¡"Cuello griego no soporta yugo"!
 ¡Sí... pero su culo sí lo ha soportado...!
Eso no se escribe...

NOTA:
-"perigráfete": 3ª persona del singular del presente de indicativo pasivo del verbo "perigrafo" describir, compuesto por el prefijo "peri" y el verbo simple "grafo"  escribir, de donde proceden todas nuestras -grafías (demografía, etnografía, fotografía, hidrografía, iconografía, monografía, pornografía, tipografía...; pueblo, raza, luz, agua, imagen, única, prostitución y carácter), y nuestros -gramas (anagrama, cardiograma, criptograma, fotograma, ideograma, pentagrama, telegrama...; transposición, corazón, oculto, luz, imagen, cinco y  lejos). 
 
oOo

En los tres siguientes ejemplos, no utiliza texto. El primero podría titularse "Los círculos de la vida" y representa las tres edades del hombre; el segundo es una sátira de las ruedas de prensa de algunos políticos y de los programas televisivos que retransmiten los eventos del retrete que a nadie le interesan, y el tercero... sin palabras.






miércoles, 1 de enero de 2014

¡Feliz año nuevo(?) 2014!

Una viñeta de Máximo publicada en El País el 30 de diciembre de 2006 sigue, pese al paso del tiempo, estando de rabiosa actualidad, como suele decirse. Siempre por estas mismas fechas esperamos que se produzca el milagro de que empiece un año realmente nuevo de verdad, y el año que empieza sólo tiene de nuevo el nombre, es decir, el número que hace en el cómputo global de la era cristiana.

Ya lo cantaba a su desengañada manera Lucio Dalla en aquella inolvidable canción italiana: "L´anno chi verrà" (El año que vendrá): L´anno che sta arrivando tra un anno passerà / io mi sto preparando, è questa la novità.  (El año que está llegando dentro de un año pasará, yo me estoy preparando, es esta la novedad). Ma la televisione ha detto che il nuovo anno / porterà una trasformazione / e tutti quanti stiamo già aspettando (Pero la televisión ha dicho que el año nuevo traerá una transformación y todos estamos ya esperando).

En efecto, dicen los políticos por la televisión, prensa y todos los medios a su alcance que lo peor ha pasado ya, que el año 2014 que ahora comienza será el del inicio de la recuperación económica (sic), el año en que dejaremos atrás miedos e incertidumbres, el año en que el crecimiento (económico) será mayor de lo esperado, y blablablá.  Os dejo la viñeta de Máximo (traducida al latín), adjunto la felicitación de Montt (también en latín),  la canción del desaparecido Lucio Dalla (en italiano y en la versión de la Pausini en directo hace un par de años) y, cómo no,  mis mejores deseos de que las cosas sean de otra y mejor manera para todos.



(futura: el futuro / incipimus: (lo) estamos empezando / incipiunt: empieza (de ahí nuestro término "incipiente" para referirnos a algo que está empezando) /  nunquam: nunca / sed: pero / semper: siempre )

Nota sobre la palabra futuro: En latín no existe un sustantivo correspondiente a nuestro futuro. Hay que recurrir a una forma nominal del verbo plural y neutra: "futura": las cosas que van a ser. Es un participio de futuro avant la lettre que indica que algo que no es puede ser: como "morituri", en "Morituri te salutant" (los que van a morir te saludan, que le decían los gladiadores al césar antes del combate) o "nasciturus" (el que va a nacer, como se llama entre nosotros al que todavía no ha nacido). Es un participio que sólo revela nuestro temor y nuestro deseo, pero no un hecho porque no hay, propiamente hablando,  hechos futuros: lo hecho hecho está y por eso mismo es pasado y no puede ser futuro ya ni puede hacerse. Y es que el futuro no existe, por eso lo llamamos porvenir, porque está siempre por venir, pero por definición no llega nunca. Ya lo decía nuestro Quevedo en "Ah de la vida": Ayer se fue; mañana no ha llegado; / hoy se está yendo sin parar un punto...



(INCIPIT: empieza / NOVUS AMNUS: un año nuevo / ET SCIO CERTE: y sé con toda seguridad / EUM: que (él) / PLENUM GAUDIIS FORTUNAQUE: lleno de gozos y de prosperidad / NOBIS OMNIBUS: para todos nosotros / VENTURUM: vendrá / ITAQUE: así que / NOLITE CURARE: no se preocupen / no os preocupéis / QUOD: porque / OMNIA: todo / BENE: bien / ERUNT: va a estar )